viernes, 21 de agosto de 2020

LO DEL VERANO

Sin duda, el de 2020 no va a ser el verano de nuestras vidas. En esta casa, por fortuna, hemos podido salir unos días de vacaciones y aunque no hayan sido las que hablamos a principio de año, cuando todo estaba por escribir, hemos podido descansar y coger fuerzas para lo que viene (que intuyo va a ser duro) y ver unos atardeceres preciosos: 

Como cada comienzo de curso abro una agenda nueva, esa que ha estado parada prácticamente dos meses por el calor y por el propio ritmo del verano que parece relantizarlo todo. Eso sí, no he parado de leer (o al menos lo he intentado). Mi última lectura antes del descanso fue 'Un amor cualquiera' (reseña aquí) y en la maleta metí 'Gente normal' (Sally Roonie) y 'Unorthodox' (Deborah Feldman). Ambas lecturas me han parecido maravillosas y espero hablaros pronto de ellas. 

Como es costumbre cada vez que salimos de viaje, tengo que entrar en librerías y, si puedo o me cuadra, comprar marcapáginas y algún que otro libro. Este año y viendo que las cosas se están poniendo cada vez más feas, he tenido que venir con la maleta cargada de (espero buenas) lecturas: 

📍 'Tomates verdes fritos' (Fannie Flagg): Es una de mis películas favoritas. Me encanta y me trae buenos recuerdos (cuando la veía con mamá). Nunca conseguí el libro puesto que estaba descatalogado hasta que ¡sorpresa! hace unas semanas lo encontré en una librería Re-Read en perfecto estado. Tres euros y felicidad plena. 


📍 'Lluvia fina' (Luis Landero): Premio Novela Europea Casino de Santiago. Es que estuvimos comiendo allí (¡menudo arroz con marisco!) y "no me quedó más remedio". 

📍 'Rosalía' y 'Tea Rooms' (Luisa Carnés): En Coruña me los llevé de dos en dos. De Luisa Carnés dicen que es una de las mejores y más desconocidas voces de la Generación del 27. Estando en Galicia no podía dejar de llevarme un libro dedicado a Rosalía de Castro. 

Ya en casa, he recibido otros dos libros por mi santo: 

📍'Ava en la noche' (la última novela de Manuel Vicent y que estoy disfrutando he disfrutado muchísimo)

📍 'Si te dicen que caí' (Juan Marsé. Una de las suyas que aún no había leído). 

📍'Los pazos de Ulloa' (Emilia Pardo Bazán y que me autoregalado)

📍Y espero con ganas el 27 de agosto y el 1 de septiembre para leer lo nuevo de Rosa Montero y Elena Ferrante (Nápoles, el viaje pendiente de 2020).

(Aprovecho y dejo por aquí mi perfil en Goodreads. Estoy a punto de conseguir el reto de este año)

Como cada inicio de curso busco y miro talleres de escritura creativa aunque luego no me apunte a ninguno. También tengo un cuaderno nuevo (uno más) para ir escribiendo todo lo que se me ocurra, con el paso de los meses lo más probable es que acabe siendo un cuaderno de trabajo más, "el musical". Cuento también con bolígrafos de colores y espero los discos de algunos de mis artistas favoritos con mucha emoción. La música es lo que tiene, que nos transporta y esta nueva canción de Bely Basarte me ha gustado mucho🎵

Estos días también hemos terminado de ver 'Las chicas Gilmore', la serie que nos ha acompañado durante todo el confinamiento. Nos hemos guardado los cuatro capítulos especiales (2016) como oro en paño para verlos en el momento idóneo y decir adiós como es debido a Lorelai, Rory y todos esos personajes que nos han robado el corazón durante siete temporadas. En los momentos más difíciles fueron nuestro refugio diario. Estoy convencida de que volveremos a encontrarnos. 

La rentrée siempre la veo como una hoja en blanco, aunque este año sea un poco más gris e incierta. Tengo pensado introducir novedades y hacer algún que otro cambio en el blog. Espero sacar el tiempo y las ganas, que a veces falla una cosa y otras veces las dos.  

¡Nos leemos pronto!

viernes, 31 de julio de 2020

UN AMOR CUALQUIERA

Últimamente soy muy de pequeñas cosas: tomar un vino, dar un paseo o disfrutar -medidas de seguridad mediante- en librerías. Hace poco, en una de las primeras escapadas de esta nueva normalidad, me traje a casa ‘Un amor cualquiera’, una novela de Jane Smiley publicada en Sexto Piso (no me puede gustar más esta editorial).


Hace veinte años los Kinsella eran felices: un buen matrimonio con cinco preciosos hijos. Un día, Rachel descubre que su marido ha vendido la casa en la que vivían y se ha llevado a los niños lejos. Claro que todo tiene su porqué. Pasados los años, durante un fin de semana, tres de los hijos -Ellen y los gemelos Joe y Michael- se reúnen con su madre en casa y descubren que tienen más en común de lo que pensaban.

‘Un amor cualquiera’ habla de familia, de amor, de errores, de culpa, de oportunidades perdidas y de miedo, ese que tenemos cuando sentimos perder todo lo que creíamos que teníamos asegurado. Lo de las pequeñas cosas que mencionaba al comenzar la entrada, está relacionado con esta historia, que también habla de pequeños detalles que pueden marcar una diferencia abismal en el transcurso de la vida y de las relaciones. 

Rachel hace del lector un confidente ideal para contarle con tino y sin tapujos los episodios más decisivos de su vida, incluso aquellos de los que se siente más avergonzada. A través de su relato descubrimos al padre ausente y los motivos por los que puso miles de kilómetros de distancia entre ella y sus hijos. Habla de los pequeños detalles y las anécdotas de cuando eran una familia feliz y después dejaron de serlo. 

La falta de comunicación y la incapacidad para decir aquello que sienten es uno de los ejes centrales de esta historia, pero lo que más interesante me ha parecido es como la autora expone el papel que tiene la mujer dentro de la familia y su derecho a sentir y anteponer su propia vida y felicidad a la de sus hijos. Un debate importante en la sociedad actual, pero que siempre ha existido. 

Valoración Goodreads: ⭐⭐⭐

martes, 12 de mayo de 2020

A LA CAZA DEL AMOR

Este año no vamos a tener Feria del Libro en Madrid. Es triste, duro e inquietante porque es un evento más de los miles que se han cancelado en estos nefastos días y porque significa que aún no sabemos nada de cómo será esa "nueva normalidad". Este año no tendré que llevarme las pastillas de la alergia a El Retiro ("por si acaso") ni saldremos cargados de bolsas y con la tarjeta de crédito tiritando (una vez al año no hace daño). Una de mis casetas preferidas es la de Libros del Asteroide, siempre vamos buscando un par de títulos en concreto y acabamos con 4 o 5 y una bolsa de tela para poder llevarlos.

'A la caza del amor' de Nancy Mitford fue una de esas novelas que no esperaba comprar pero que finalmente llegó a nuestra "estantería de Asteroides" y ahora mismo quiero más Mitford porque HE CAÍDO RENDIDA A SUS PIES. 

Esta es una novela ácida que habla del amor con bastante humor y hace una radiografía a las clases altas europeas del periodo de entreguerras. La acción comienza en Alconleigh, la casa de campo de la estrafalaria familia Radlett. Tío Matthew y su esposa Sadie, sus hijos, tía Emily o la Desbocada son algunos de los protagonistas de esta historia cuyo epicentro es la constante búsqueda del amor de Linda, una de las hijas de Matthew y Sadie. Fanny, hija biológica de la Desbocada y adoptiva de tía Emily, es el personaje narrador de la trama. A través de su mirada el lector descubre las peripecias de una familia que quiere presumir de convencional, pero lo cierto es que la rectitud no es lo suyo, sobre todo no es lo de Linda.

Buscando documentación sobre el libro y su autora, he leído que Nancy Mitford usó elementos reales de su vida como inspiración para crear esta red de personajes y situaciones extraordinarias. Las descripciones de ese ambiente aristocrático, la llegada de la guerra y los viajes de Linda en busca del amor verdadero hacen de 'A la caza del amor' un libro delicioso. En definitiva es un libro brillante, mordaz, inteligente y tan elegante como el mejor juego de porcelana para tomar té. 

Valoración Goodreads: ⭐⭐⭐⭐⭐