miércoles, 14 de agosto de 2019

EL MUNDO SEGÚN GARP


Hay novelas que deberían ser de imprescindible lectura y ‘El mundo según Garp’, de John Irving, es una de ellas. Tengo que reconocer que, sin la recomendación de mi librero no habría llegado hasta ella nunca, las cosas como son. Pero ¡cómo se agradecen estas recomendaciones y regalos literarios! ¿Os acordáis de la película ‘Las normas de la casa de la sidra’? Pues os diré que el autor del libro en el que se basa la película (y guionista de la misma) debe estar acostumbrado a firmar obras maestras. Una maravilla. ‘El mundo según Garp’ es una novela arrolladora (con más de setecientas páginas) que noquea y deja inválido al lector cuando la termina.

Portada 'El mundo según Garp'

«En este mundo de cochina mentalidad, pensó, eres la esposa de alguien o la puta de alguien; o vas camino de convertirte en una de las dos cosas. Si no encajas en ninguna de las dos categorías, todo el mundo trata de hacerte creer que algo te pasa. Pero, pensó, a mí no me pasa nada.» (...) «Comprendió lo que pensaban: si ha de ser puta, al menos que vaya limpia y bien calzada.»

Desde que es concebido, Garp es una persona muy especial. Su madre es Jenny Fields, una mujer que se convierte en pionera, líder y símbolo del movimiento feminista en Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. Su infancia y el mundo que le rodea hacen que Garp forje una personalidad muy peculiar, en la que no habrá filtros ni juicios de valor, aunque sí muchos miedos que se reflejan en su personalidad durante toda la trama. 

Hablar del argumento de 'El mundo según Garp' es imposible porque es una historia de vida, la de un chico sin padre que anhela ser escritor y formar una familia. Es una novela en la que ocurren muchas cosas y muy sorprendentes, una novela por la que pasan muchos personajes, tan singulares como tiernos e increíbles. 

No hay que tener prisa por terminar 'El mundo según Garp'. Es una lectura que se debería degustar en pequeños sorbos, cada uno de ellos es tan intenso que hay que digerirlo muy bien. 

John Irving es un autor para leer y reposar. Para disfrutar y no escatimar. Ha sido mi primera incursión en su literatura y me atrevo a decir que no le sobra ni una coma. Su mundo tiene protagonistas y situaciones surrealistas, pero está tan, TAN, bien contado, que hay que pedir más. Sobre mis estanterías ya reposan 'Las normas de la casa de la sidra' y 'Una mujer difícil'. Es pensarlo y "me froto las manos". 

Valoración Goodreads: ⭐⭐⭐⭐⭐

miércoles, 7 de agosto de 2019

VOZDEVIEJA

Hay lecturas que son para el verano, por eso he esperado pacientemente a que llegara el buen tiempo y los helados, para disfrutar como una niña de ‘Vozdevieja’, de Elisa Victoria y Blackie Books. Esta novela está siendo una de las revelaciones del año y lo digo con conocimiento de causa (personal): me llevé el último ejemplar del primer fin de semana de la Feria del Libro de Madrid. Eran como las 6 de la tarde del sábado. También me llevé un pin precioso (lo llevo puesto en esta foto) y la firma de esta autora, una de las más bonitas que me han estampado ( siempre con permiso de Rosa Montero).

Portada de Vozdevieja

Lo que más me ha gustado de ‘Vozdevieja’ es que desde la primera página me ha trasladado al final de mi infancia y al comienzo de mi adolescencia, cuando me debatía entre ver ‘En busca del Valle Encantado’ o escuchar sin parar a las Spice Girls. A Marina le pasa lo mismo.

Con su madre enferma y un padre al que no ve (y tampoco anhela), Marina vive la mayor parte del tiempo con su abuela, que además de abuela, es su mejor amiga. Le cose vestidos, le corta las uñas, le habla de Felipe González y le hace esos filetes empanados que todos recordamos de la piscina y los fines de semana en el campo. Y es que Marina tiene una personalidad propia y prefiere quedarse en casa viendo el circo de Miliki y Rita Irasema a salir con los niños del barrio.

‘Vozdevieja’ es una de las novelas más especiales y bonitas que he leído en los últimos meses años. Transcurre con calma, pero con la prisa típica de los mejores días de verano, esos que se exprimen al máximo y terminan oliendo a sal y cloro. Y es que este es un libro alegre y luminoso, con momentos brillantes, como cuando Marina y su abuela entablan eternas y esclarecedoras conversaciones sobre el amor, la enfermedad e incluso el sexo. 

Elisa Victoria ha construido una historia tan deliciosa y refrescante como los polos de limón que devorábamos mientras veíamos ‘Bola de Dragón’, ‘Sailor Moon’ o ‘Los Pitufos’. Lo que más me ha gustado es su estilo sencillo, capaz de arrancarme una carcajada y removerme por dentro en un solo párrafo.

‘Vozdevieja’ es una historia que habla de promesas, de siestas de verano y de sueños, los que teníamos por la noche y los que queríamos cumplir. 

Valoración Goodreads: ⭐⭐⭐⭐

domingo, 9 de junio de 2019

EL PRIMER HOMBRE

Mi primera toma de contacto con Albert Camus ha sido 'El Primer Hombre', obra inacabada y autobiográfica del autor, donde nos relata a través de su álter Jacques Cormery ego su niñez y crecimiento en Argel.

Resultado de imagen de el primer hombre camus
Portada de 'El Primer Hombre', de Albert Camus.

El «hombre» del título es tal vez el padre del niño Jacques Cormery, protagonista de esta obra. Pero poco se sabe de este padre emigrante, muerto en el frente de la Primera Guerra Mundial. El verdadero primer hombre es el hijo: sin padre, educado en un miserable barrio de las afueras de Argel por una abuela autoritaria, que le inflige castigos corporales ante una madre exhausta por su trabajo «en casas ajenas», ¿por qué caminos llegó ese niño a convertirse en Premio Nobel de Literatura? Esta novela, que narra  cómo ese niño va construyéndose a sí mismo, es la historia de la niñez de Albert Camus.

El manuscrito original del libro fue encontrado en el mismo coche dónde murió Albert Camus, garabateado de manera tan ilegible que hay fragmentos indescifrables. Camus dejó inacabada su autobiografía, un relato dónde nos cuenta con sumo detalle su complicada niñez en Argel, una vida dividida entre la pobreza extrema y la supervivencia, entre los juegos y su trayectoria brillante en el colegio y, posteriormente, en el Liceo. Y, todo ello, con el trasfondo de la Primera Guerra Mundial y la muerte de un padre desconocido por el niño, puesto que falleció cuando él tenía un año de vida. La búsqueda de los lazos paternos le llevará a regresar a Argel, a la casa de la madre y a sus recuerdos.

El protagonista, Jacques Cormery, relata a través de recuerdos su vida en una pequeña casa de Argel junto a su madre, su hermano, su abuela y sus tíos, una pobre existencia en un hogar cuyas normas eran impuestas por una abuela con un carácter violento en muchos casos. Orden y mando. Así, el protagonista cuenta cómo tenía que apañárselas para poder ir al cine o poder jugar con sus amigos al fútbol (una de las grandes pasiones del autor) sin que la abuela notara que los zapatos se habían desgastado. Sin embargo, era un niño "feliz" preocupado por una madre que apenas hablaba y demostraba poco interés. Como se puede entender, la vida de Jacques era de todo menos sencilla.

En cuanto a la narración, el relato se hace muy complejo en un principio, con demasiadas aclaraciones que hacen de la lectura lenta, pausada, pero que va agilizándose con el paso de las páginas. Unas aclaraciones muy necesarias puesto que, como decía anteriormente, algunos fragmentos son totalmente indescifrables pero necesarios para la comprensión de la historia. Se trata de la obra más íntima de Albert Camus y, en mi opinión, se hace imprescindible para entender el pensamiento del autor, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1957.

En definitiva, he disfrutado mucho de mi "primer Camus", un libro, como decía, imprescindible en la obra del autor, en la que se refleja su carácter de supervivencia y superación.