lunes, 14 de abril de 2014

Cartas a palacio



Resulta muy difícil ponerse a escribir una reseña después de haber leído un gran libro. Personalmente, antes de darle a las teclas, me gusta tomarme un tiempo para reposar lo leído, para atar algún cabo suelto o digerir el final. Con ‘Cartas a palacio’ no puedo hacerlo, no quiero que se me pase esta sensación que me invade desde que hace apenas unas horas leí la última página y cerré la novela. Jorge Díaz ha dado en el clavo con una historia que nos transporta a los primeros años del siglo XX, cuando comenzaba la Primera Guerra Mundial, cuando España se declaró neutral aunque no indiferente ante lo que pasaba fuera de nuestras fronteras…


Portada de 'Cartas a palacio', de Jorge Díaz



‘Cartas a palacio’ comienza con una boda. O casi. Blanca Alerces, hija de marqueses, se va a casar con Carlos de la Era, un joven de bien del que se creía enamorada, hasta que llega al altar y se da cuenta de que pasar el resto de la vida con él no es el mejor plan. Pese al escándalo que se desata en la capital, Blanca consigue seguir más o menos con su vida y decide evolucionar y hacer nuevas cosas… El mundo está cambiando y el papel de la mujer en la sociedad debería hacerlo también. Mientras esto sucede, en Europa se desata el caos cuando el archiduque Francisco Fernando de Austria es asesinado (casi por casualidad) por Gavrilo Princip. La maquinaria se pone en marcha y el conflicto se sirve casi en bandeja de plata a aquellos que así lo deseaban… 

Mientras, en Madrid, Blanca comienza a dar clase de mecanografía con Elisa, su mejor amiga y la que en secreto ha estado siempre enamorada de Carlos de la Era. Manuel es el profesor, un revolucionario anarquista que vive escondido por un conflicto que tuvo y por el que le están buscando. Las malas noticias no cesan y Europa es un continente repleto de dolor, odio y muerte. Alfonso XIII decide hacer algo cuando una Navidad le llega, traspapelada, una carta de una niña francesa que busca a su hermano. Es cuando el rey pone en marcha dentro del Palacio Real la Oficina Pro- Cautivos. Álvaro Giner, mano derecha del monarca, hace funcionar la maquinaria y en menos de lo que esperan están leyendo y contestando cartas de gente que busca desesperadamente a sus familiares.
  
Jean Marie Huguet y su mujer Carmen, Gonzalo (hermano de Elisa) y Frank, La Murciana, Beatriz, Carlos de la Era y Elisa, Luis, Marcos… Multitud de personajes dan vida a esta novela coral y en la que pasan tantas cosas, incluido el triángulo amoroso (uno de los ejes principales) que forman Manuel, Blanca y Álvaro.  

Es realmente imposible desmenuzar todo el argumento y tampoco sería justo porque es una novela en la que el lector se tiene que dejar sorprender por el argumento y por sus protagonistas que, como he dicho, son muchos y muy diferentes entre sí. Jorge Díaz va tejiendo una historia magnética que atrapa y en la que el lector más exigente caerá completamente rendido. 

La estructura de 'Cartas a palacio' me ha recordado a las Matrioskas, esas famosas muñecas rusas que se esconden una dentro de la otra, lo que ocurre con los capítulos de esta espléndida novela: un capítulo madre recoge todas las tramas y subtramas, a todos los personajes que conforman esta historia. Se nota que el autor viene del mundo de la televisión porque el ritmo es trepidante y los diálogos soberbios, siempre nos deja con ganas, de seguir disfrutando de una página más. 

Una de las cosas que más me ha gustado es la mezcla de ficción con hechos reales. Personalmente no conocía que de verdad existió esta Oficina Pro - Cautivos, ni mucho menos que fue una idea y empeño personal de rey Alfonso XIII. El marco histórico de la Primera Guerra Mundial me parece apasionante y es uno de mis periodos favoritos y me ha encantado descubrir que, aunque en la sombra, España desarrolló un papel humanitario con aquellos que necesitaban un mínimo de esperanza o, simplemente, enterrar a sus muertos. 

En este contexto, el autor plantea una trama maravillosa plagada de amor, odio, envidia, celos, amistad... Pasiones humanas de unos personajes desbordados por los acontecimientos que les tocó vivir. 

El triángulo Manuel - Blanca - Álvaro es el eje sobre el que se desarrollan las historias paralelas que conforman 'Cartas a palacio'. Son tres personajes de caracteres fuertes, diferentes pero complementarios, sobre todo Blanca Alerces que tendrá que sopesar y decidir qué es lo que quiere hacer con su vida. Los dos hombres llegan a su vida despertando en ella un torrente de sentimientos contradictorios y tendrá que escoger, aunque hasta el último momento no lo sabremos...

Llegado a este punto os habréis dado cuenta de lo que me ha gustado esta lectura. Es de lo mejor que he leído en 2014 y eso es culpa del autor, por lo que cuenta y por como lo cuenta, porque el estilo también es importante para que una historia, un libro en este caso, llegue más o menos. Ayer, cuando terminaba de leer, sentí un vacío porque durante una semana he vivido y he llegado a sentir como lo hace Blanca. Para mí es un acierto que la novela tenga personajes buenos, regulares y algún malo malísimo, como lo es Carlos de la Era. Es otro acierto que la ciudad de Madrid se convierta en una protagonista más: el barrio de Las Injurias (en la zona del Manzanares), los palacetes de Castellana, el Palacio Real y la puerta del Parque del Retiro, lugares emblemáticos de la capital que he podido descubrir de nuevo gracias a esta magnífica narración. 

Solo me queda darle las GRACIAS a Jorge Díaz por haber escrito 'Cartas a palacio', por hacernos este regalo precisamente el año en el que el mundo conmemorará que hace cien años empezó la Primera Guerra Mundial, aquella que cambió el curso del siglo XX. Espero que la serie que van a hacer esté a la altura de la maravillosa novela.


Jorge Díaz y servidora en la presentación de 'Cartas a Palacio'

Menos mal que me guardé la galleta que en la foto sostengo para redactar la reseña y saborear, una vez más, el final de esta historia. Imprescindible.


lunes, 7 de abril de 2014

El enigma de Rania Roberts

Dos meses llevaba esta reseña en la “nevera” y la verdad, no sé por qué. Muchos de vosotros sabéis que ‘El enigma de Rania Roberts’ (Javier Bernal)  ha sido una lectura muy especial para mí ya que el fajín incluye una frase mía, que la editorial Suma de Letras me pidió expresamente para la novela.


La frase que podréis encontrar en el fajín del libro

La trepidante acción comienza en Jericó, en 2010. Rania es una chica palestina, humilde, que ayuda a su madre lo que puede y además trabaja como guía turística de la ciudad. La joven está prometida y enamorada de Abdul, que además es hermano de su mejor amiga. Un día, sus sueños y las promesas de felicidad eterna se desvanecen: Abdul se inmola en un mercado lleno de turistas y ciudadanos israelíes. Comienza entonces una huida sin retorno para Rania. Sabe que será perseguida y probablemente ajusticiada por el simple hecho de haber conocido al joven, en plena huida, su destino cambia y comienza una nueva vida que la llevará a Egipto primero y a Nueva York después, donde conocerá a Debra Williams y en la que coincidirá de nuevo con David Ackerman, el agente que la ayudó cuando casi lo daba todo por perdido…

Portada 'El Enigma de Rania Roberts'
Ponerse a escribir sobre el argumento de ‘El enigma de Rania Roberts’ es algo realmente complejo ya que Javier Bernal ha construido, de manera magistral, una novela trepidante, cargada de tramas y sub tramas que dejan sin aliento al lector más exigente. Es imposible sintetizar esta novela en la que pasan tantas cosas, aunque hay que tener en cuenta el peso que tienen en el argumento personajes como Max, que cambiará el rumbo del relato en su final, para que los lectores tengamos que recomponer de nuevo las piezas del puzzle.


‘El enigma de Rania Roberts’ es una novela casi cinematográfica, por los personajes, por el hilo conductor, por los tiempos con los que el autor juega y porque la acción se desarrolla de una manera trepidante que juega a dejarnos casi sin respiración. Los cambios de escenario, los diálogos, la trama financiera y política que narra, son algunos de los elementos que convierte este libro en uno de los más adictivos que he leído en lo que va de año y eso que tiene más de 600 páginas… Thriller en estado puro.

Creo que lo mejor del libro es la construcción de los personajes y como van encajando en el desarrollo de una trama medida al milímetro, para no dejar ningún cabo suelto y que al final todo encaje. Me gustaría destacar el contraste que tiene que vivir Rania, cambiando de país y renunciando a su nacionalidad, algo nada fácil para un palestino, ya que llevan años luchando precisamente por eso, por ser reconocidos como Estado. La joven tiene que renunciar a todo, pero también encontrará de nuevo las ganas de vivir, las que perdió cuando Abdul cambió, de manera trágica, su destino. Y no será fácil. 

Javier Bernal ha sabido dar una vuelta al conflicto palestino y además ha integrado el sistema económico, político y financiero que nos ha tocado sufrir desde 2010. Todos estos elementos confluyen en una trama, como ya he dicho, adictiva y en la que no hay lugar para tomar aire. Esto pasa también gracias a los capítulos cortos, que hacen que el ritmo pase de rápido a vertiginoso en cuestión de segundos. 

'El enigma de Rania Roberts' es una muy buena novela, cargada de acción, misterio, grandes personajes y una trama que dejará pegado al lector hasta el final. Muy recomendable para los amantes del thriller y también el misterio. 

¿Os animáis a descubrir 'El enigma de Rania Roberts?

domingo, 6 de abril de 2014

Ganador 'Detrás del cristal'

Aunque he tardado, por fin está aquí el resultado del sorteo 'Detrás del cristal', de Mayte Esteban y Ediciones B. Quiero pediros disculpas por la falta de tiempo que he tenido hasta que he podido elaborar el listado y dar a conocer al ganador. A todos os quiero dar las gracias por la participación y por la paciencia en la espera. He repartido un total de 210 números (que son bastantes) y el número resultante lo he generado a través de Random.org de manera totalmente aleatoria. 

Y sin más, procedo a dar el número ganador...


Según mi listado (a vuestra disposición si así lo deseáis) corresponde a Concha del blog De Lector a Lector así que... ¡ENHORABUENA! 

Para que la editorial te haga llegar tu premio, necesito que me mandes un correo electrónico a mariaalonsoyuso@gmail.com con una dirección de envío. 

¡Muchas gracias a todos por participar! Nos vemos en próximos sorteos :) 

martes, 1 de abril de 2014

Bajo los tilos



Hay libros especiales desde la primera página y ‘Bajo los tilos’ es uno de ellos. No conocía a María José Moreno en persona y la semana pasada, en la LIVRERIA (¡gracias por todo, Pepa!), tuve el placer de saludarla y de que me firmara su preciosa novela publicada en Ediciones B (sello Vergara)

 
Portada de 'Bajo los tilos', María José Moreno


‘Bajo los tilos’ comienza con la trágica y repentina muerte de Elena mientras volaba a Nueva York. Nadie de su familia conocía los motivos de su viaje y eso es lo que más le molesta a su hija María, ya que creía que tenían la confianza suficiente para contarse todo. Entre la impotencia por haber perdido a su madre y el enfado por desconocer los motivos reales de ese inesperado viaje, la joven decide investigar por su cuenta los motivos que llevaron a Elena a cruzar el charco sola. María, embarazada de la que será su primera hija, discute con su padre, con su hermano e incluso con su marido porque lo único que quiere es descubrir la verdadera historia de su madre, aquella que por un extraño motivo le ocultó. Removerá cielo y tierra para conseguirlo… ¿Lo logrará?

Ha sido un auténtico placer descubrir ‘Bajo los tilos’ y a su autora, María José Moreno. Desde la primera página, desde el argumento, sabía que esta iba a ser una novela de las que llegan y se quedan, de las que permanecen con el paso del tiempo y de las que no se duda en recomendar o regalar. 

‘Bajo los tilos’ sorprende por la ciudad en la que desarrolla: Valladolid. Me gusta, no porque sea Valladolid, sino porque la autora escapa de las grandes urbes como Madrid o Barcelona para situar a sus personajes en una ciudad pequeña y en la que se supone que el trato es más cercano y en la que todo el mundo se conoce un poco más. María decide tirar de las personas que tiene más cerca para intentar comprender la actitud de su madre, para intentar comprender ese impulso que la lleva a tomar un avión a Nueva York. Toda esa búsqueda hará que María reviva el pasado de su madre, con sus cosas buenas y con sus sombras, que son muchas y dolorosas. 

Elena y María son dos grandes personajes. A Elena, la madre, la conocemos a través de las cartas que deja escritas, por los recuerdos de sus familiares y, sobre todo, porque María se empeña en mantenerla con vida mientras pueda. No quiere olvidar lo que su madre fue y no quiere que los demás se olviden de ella, necesita recordar y sobre todo saber. Las preguntas se acumulan en su cabeza y decide actuar, decide tomar las riendas para descubrir ese gran secreto que impera durante toda la narración, ese gran secreto que los lectores conoceremos en las páginas finales de una vibrante y brillante novela. 

María José Moreno ha sido capaz de construir a dos protagonistas diferentes pero complementarias, o quizá no sean tan diferentes porque cada una, a su manera, busca cumplir su sueño. También me gustaría destacar a los personajes secundarios, sobre todo a esos tres hombres (padre, hermano y marido) que también callan cosas porque es mejor así. Y es aquí donde reside una de las mayores sorpresas de ‘Bajo los tilos’, ya que el papel del hermano será fundamental para el final de una trama que mantiene en vilo al lector página a página. 

Llegados a este punto me gustaría destacar el estilo de la autora, limpio y conciso, con grandes diálogos que hacen que el lector no se quiera perder nada de lo que allí ocurre. Los capítulos cortos, las descripciones precisas y los elementos epistolares que introduce, hacen que la lectura tenga ritmo, que no decaiga ni se convierta en una narración plana, un equilibrio difícil de conseguir y que María José logra desde la primera página. 

Llegados a este punto puedo confirmar que 'Bajo los tilos' ha sido una lectura que me ha encantado. Me ha gustado mucho el personaje de María y me ha entusiasmado lo persistente que es, pese a que le digan en más de una ocasión que lo deje. Una novela muy recomendable que espero que disfrutéis tanto como lo he hecho yo.