domingo, 8 de marzo de 2009

Sólo quiero caminar

De esta película se pueden leer y escuchar opiniones de todo tipo. Lo que más engancha quizá sea el reparto, protagonistas femeninas que presentan tres generaciones distintas, que presentan el poder revelarse contra los hombres, incluso contra los más peligrosos.
El director de la película, Agustín Díaz Yanes, la presentó como la secuela de su primer film 'Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto' con su personaje principal, Gloria Duque, interpretada por Victoria Abril.
Casi 15 años después, con un hijo y junto a sus tres amigas Aurora (Ariadna Gil), Ana (Elena Anaya) y Paloma (Pilar López de Ayala) planean dar un golpe y atracar una caja fuerte. Por casualidades Aurora es detenida y metida en prisión mientras que su hermana Ana, una prostituta, se casa con un mafioso mexicano, Félix, cuando le conoce en España ya que viene a encargarse de unos negocios.
El primer año de matrimonio es un desastre y es que ya se sabe que no es bueno casarse con mafiosos. Gloria y Paloma acuden a México para ayudar a su amiga y dar el golpe de su vida que las retire de la mala vida que llevan.
Aurora sale de la cárcel y marcha al país centroamericano para ayudar a su hermana, moribunda por las palizas de su marido, y así vengar el daño y la humillación.
Félix por su parte delega en Gabriel (Diego Luna) la responsabilidad sobre las tres mujeres y esto le traerá varios problemas ya que no soporta que se le ponga la mano encima a una mujer.
Entre robos, puñetazos, roturas de cristales y tiros transcurre esta película al más puro estilo hollywoodiense pero con acento hispano.
El ambiente turbio, las calles de México y el carácter frío de Aurora en la película es lo que merece la pena de este film.
No es que esté mal del todo la película, pero en mi humilde opinión, se le podía haber dado mucha más cuerda a la relación entre Aurora y Gabriel, también al personaje de Ana y se podían haber perfilado mejor algunas de las secuencias.
Una buena dirección, grandes protagonistas, buenos escenarios y fotografía es lo que más resalta de una cinta que al final resulta algo sosa y donde por cierto, no abundan los diálogos.
Ariadna Gil lleva la carga interpretativa a medias con Diego Luna, que sobre salen más por sus gestos que por lo que dicen.
Es una buena idea que parece haberse quedado a medias (esa sensación ya se tuvo con 'Alatriste' el anterior film del director).
Lo mejor el final sonando la canción 'Sólo quiero caminar' de Paco de Lucía, que es la fuente de inspiración del título de la película y el traje de flamenca de Aurora que la verdad le favorece mucho.
Así pues sorprende pero no convence, se podía haber sacado petróleo ya que la idea, el reparto y el presupuesto era bueno para ello pero no ha sido así.
Era una de las grandes apuestas de la cinematografía española en 2008 pero solo ha sido eso, apuesta.
Es entretenida, tiene acción, un buen reparto y a veces eso es bastante para interesarse por ver una película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar! :)