martes, 16 de febrero de 2021

SIMÓN

'Simón' es un libro muy fácilmente reconocible: es un Blackie (Books) gordote, de tapa dura y una portada tan naranja que es imposible no darse cuenta de su presencia en la mesa de novedades, es como un imán. 'Simón' llegó a casa por Navidad, fue una de esas novelas vetadas hasta el 6 de enero, por lo que intuía que alguien la había pedido por mí a los magos de Oriente. 


A estas alturas os imaginaréis que Simón es el protagonista de esta historia, nuestro héroe, como le define el autor Miqui Otero durante toda la narración. Simón tiene ocho años cuando el pebetero olímpico se enciende en Barcelona. En Sant Antoni, su familia regenta el Baraja, un bar de barrio de esos que todos conocemos y que seguramente todos hayamos frecuentado alguna vez, con esos parroquianos que todos reconocemos por nuestras calles. 

A Simón lo que más le gusta es leer y vivir aventuras con su primohermano mayor, Rico. La noche en la que Rico desaparece sin dejar huella, empieza la vida de verdad para Simón. Sin más refugio que los libros y la cocina, nuestro protagonista inicia una aventura que le llevará hacia confines desconocidos, pero también reconocibles por todos y es que al final, la vida es conocer gente, hacer amigos, algún que otro enemigo y, en definitiva, luchar por sobrevivir. 

'Simón' es el quinto libro que he leído en este 2021 y, como me pasó con 'Vozdevieja' , esa nostalgia por el pasado y por esos años 90 en los que los autores (y servidora) éramos tan sólo unos niños me ha hecho pararme a pensar y reflexionar sobre la infancia y sobre todo aquello que creía intocable e imperturbable. 

En las 448 páginas de la novela, conocemos a Simón y a todos los personajes con los que vive mil y una aventuras: Rico, Beth, Estela, Ona, Candela... Todos cómplices, amigos y enemigos. Y es que ya se sabe, el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra y esto lo vemos muy a menudo en el relato.

De 'Simón' me han gustado varias cosas: que todo es reconocible (la nostalgia noventera) y el amor que siente el protagonista (y supongo que el autor) por los libros. Implícitamente me he encontrado un poquito con Zafón, con novelas de espadachines (pienso en Alejandro Dumas padre), también con algún destello de 'Nada' (Carmen Laforet) y ese costumbrismo tan Marsé.

Esta es una novela con aristas, con varias capas, que recorre los treinta años de vida de unos protagonistas tan imperfectos como tragicómicos. 

Sin efectos especiales, Miqui Otero nos brinda una historia repleta de fantasía, sueños y conquistas. Ha sido un verdadero placer conocer a Simón.

Valoración GoodReads: ⭐⭐⭐⭐

4 comentarios:

  1. Me gusta volver a los 90, así que me apunto esta novela, que además, por lo que cuentas, pinta muy bien.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué pasada! Tiene una pinta estupenda.

    ResponderEliminar
  3. Me apetece bastante por los comentarios que voy viendo de los que la habéis leído. Sólo falta encontrar un hueco para ella.
    Saludos.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar! :)